Con la publicación de la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacionalización se ha vuelto a modificar el texto de la Ley Concursal.

En caso de que una empresa se encuentre en dificultades financieras que le impidan atender al cumplimiento regular de sus obligaciones de pago, es preciso reaccionar, y reaccionar pronto. De esta forma, las posibilidades de eludir las consecuencias negativas de un concurso de acreedores aumentarán significativamente, consiguiendo así salir de esa situación de crisis económica.

La actual coyuntura económica nos obliga a buscar alternativas legales que posibiliten nuestra supervivencia en un entorno económico más que preocupante, que incluso se podría calificar de hostil.

La Ley Concursal 22/2003 de 9 de julio (Ley Concursal) se aprobó con un objetivo principal de conservar la actividad económica y continuación empresarial del concursado, para evitar en la medida de la posible la destrucción de empleo. Por ello, la finalización ideal de un procedimiento concursal sería alcanzar un Convenio de Acreedores, que permitiera…

El 25 de febrero de 2012 se publicó en el BOE el Real Decreto-Ley 4/2012, de 24 de febrero, por el que se determinan obligaciones de información y procedimientos necesarios para establecer un mecanismo de financiación para el pago a los proveedores de las entidades locales, que, por su urgencia, entró en vigor el día…

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X