Analizamos la consulta 2794/2013 de la Dirección General de Tributos de septiembre de 2013 de interés para las empresas sobre el tratamiento fiscal de las cantidades recibidas en concepto de opción de compra.

Se trata de una entidad consultante que tiene una nave alquilada con opción de compra por parte del arrendatario, facturando de forma mensual y separada el importe correspondiente al alquiler y el importe de la opción de compra. Este último se descontará del precio de transmisión cuando el arrendatario ejercite la opción de compra. La operación ha sido contabilizada por la consultante como un arrendamiento operativo, puesto que no tiene la certeza de que el arrendatario vaya a ejercitar la opción de compra.

Se plantea en esta consulta si los importes recibidos en concepto de opción de compra han de considerarse como ingresos del ejercicio en que se perciben o, por el contrario, como anticipos de clientes que se imputarán a resultados cuando se ejercite la opción de compra.

La Dirección General de Tributos contesta que la operación funcionará de la siguiente manera:

Tal y como establece la NRV 8ª del PGC, los ingresos derivados de los acuerdos de arrendamiento operativo, serán considerados como ingresos del ejercicio en el que los mismos se devenguen, imputándose a la cuenta de pérdidas y ganancias.

A estos efectos, es preciso traer a colación la definición de ingresos, recogida en el Marco Conceptual del PGC:

“Incrementos en el patrimonio neto de la empresa durante el ejercicio, ya sea en forma de entradas o aumentos en el valor de los activos, o de disminución de los pasivos, siempre que no tengan su origen en aportaciones, monetarias o no, de los socios o propietarios”.

Por lo tanto, la entidad consultante, en el momento del cobro de las facturas por la parte correspondiente a la opción de compra, realizará un cargo en la cuenta de tesorería, con abono a la cuenta de ingresos por arrendamientos. Este ingreso contable formará parte de la base imponible del periodo correspondiente, en virtud de lo dispuesto en los arts. 10.3 y 19 del TRLIS.

Posteriormente, en el momento en el que venza el plazo de ejercicio de la opción, en el supuesto de que el arrendatario ejercite la opción de compra, la entidad consultante deberá dar de baja el valor neto contable del elemento del inmovilizado material arrendado (nave industrial), con cargo a tesorería (por el precio de venta minorado en el importe satisfecho por la opción de compra), debiendo reconocer, por diferencias, un beneficio o pérdida en la cuenta de Pérdidas y Ganancias. Dicho beneficio o pérdida contable formará parte de la base imponible del periodo impositivo en que se ejercite la opción de compra, con arreglo a lo dispuesto en los arts. 10.3 y 19 del TRLIS.

Acceder a la Consulta completa de la DGT

Leonardo Cárdenas Armesto
Socio – Derecho Fiscal y Tributario
AGM Abogados – Barcelona

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X