Mónica Manteca & Rubén Nieto
Área Derecho de Familia
AGM Abogados – Madrid

La nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria incluye numerosas novedades en materia de Derecho de Familia. Entre otras se halla la regulación, en determinados supuestos, sobre la posibilidad de formalizar la separación o el divorcio de mutuo acuerdo, bien ante Secretario Judicial, bien ante Notario.

Mucho se ha hablado en esta materia sobre la regulación del nuevo matrimonio ante Notario, disposición que no entrará en vigor hasta el 30 de junio de 2017. Pues bien, desde el pasado 23 de julio, las separaciones o divorcios de mutuo acuerdo habrán de tramitarse necesariamente ante Notario o Secretario Judicial cuando se den las condiciones que explicamos a continuación, una vez transcurridos 3 meses desde la celebración del matrimonio y siempre con la asistencia de Letrado en ejercicio. Antes de esta nueva regulación siempre se realizaba a través de proceso judicial.

Por ello, para poder optar por este procedimiento y no tener que acudir a la vía jurisdiccional imperativamente, será necesario que se den dos condiciones:

  • Que la separación o el divorcio sea de mutuo acuerdo.
  • Que no existan hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente, que dependan de sus progenitores.

Una vez constatadas estas condiciones, las formalidades necesarias son las siguientes:

  • Los cónyuges formularán un convenio regulador ante el Secretario Judicial o en escritura pública ante Notario, incluyendo su voluntad inequívoca de separarse y las medidas que vayan a regular los efectos derivados de la separación o divorcio.
  • Intervendrán ambos cónyuges en el otorgamiento de modo personal, prestando su consentimiento ante el Secretario Judicial o el Notario, así como los hijos mayores o menores emancipados  respecto de las medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar.

Esta extrajudicialidad únicamente se romperá en caso de que, al formalizar los acuerdos, el Secretario Judicial o el Notario considerasen que alguno de ellos pudiera ser dañoso o gravemente perjudicial para uno de los cónyuges o para los hijos mayores o menores emancipados. En esta situación, lo advertirán a los otorgantes y darán  por terminado el expediente, de tal manera que a continuación los cónyuges únicamente podrán acudir a un Juez para la aprobación de la propuesta de convenio regulador.

Los efectos de la separación o el divorcio por este medio se producirán, al igual que en el caso de la Sentencia, desde su firmeza en caso del Decreto del Secretario Judicial, y desde la manifestación del consentimiento de ambos cónyuges otorgado en escritura pública, en caso de formalizarlo ante Notario.

Más allá de la intención del legislador de descargar a los jueces lo máximo posible de asuntos, limitando su conocimiento en este caso a aquellos en los que estén en juego los derechos de menores o personas con capacidad modificada judicialmente,  es de esperar que el ciudadano sea el principal beneficiado con estas dos nuevas opciones para la separación y el divorcio, básicamente en lo relativo a su celeridad respecto a la vía judicial, sobre todo en caso de acordarlo ante Notario, y menos posiblemente ante Secretario Judicial. Sin embargo el desembolso económico necesario para obtener esa prontitud en caso de acudir ante Notario no está todavía claro, ya que aún no se ha aprobado el arancel notarial.

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X