Eva García Garrigos
Abogada Área Civil – Mercantil
AGM Abogados – Barcelona

Beneficios del expediente de Acuerdo Extrajudicial de Pagos frente a la alternativa de vivir embargado “de por vida”.

Después del “boom” inicial del procedimiento a raíz de la modificación de la Ley de Segunda Oportunidad, y de que algunas voces críticas hayan valorado negativamente la aplicación de la misma, muchas personas endeudadas y que no tienen un patrimonio cuantitativo se plantean por qué iniciar el procedimiento, cuando, al fin y al cabo si algún acreedor, o varios, le interpusiera un procedimiento judicial, al final seguramente solo cobraría una parte proporcional (y en muchos casos pequeña) de la nómina.

Pues bien, la alternativa a estar “embargado de por vida”, es decir, no disponer de bienes susceptibles de embargo por miedo a que “nos lo quiten”; resulta un cambio sustancial en la vida cotidiana del deudor, para que éste pueda encarrilar de nuevo su vida, ya que los mecanismos de segunda oportunidad son desincentivadores de la economía sumergida y favorecedores de una cultura empresarial que siempre redundará en beneficio del empleo.

Así, de momento, y por el hecho de iniciar el procedimiento el deudor verá ya los siguientes beneficios:

a) Las entidades de crédito, financieras y acreedores privados, no podrán iniciar ni continuar ningún procedimiento de ejecución, estos son los que comportan el embargo de bienes. Las temidas ejecuciones hipotecarias sí podrán tramitarse, pero ojo, solamente las que NO recaigan sobre bienes necesarios para la vida profesional o empresarial del deudor NI sobre su vivienda habitual.

b) Además, durante el plazo de negociación, no se devengarán intereses (excepto los derivados de sanciones administrativas, impuestos, procedimientos laborales y de seguridad social).

c) Y en el caso de proseguirse con el procedimiento de concurso para la exoneración de deudas, el deudor, siempre que se cumplen determinados requisitos, podrá conservar su vivienda habitual y seguir pagando las cuotas de la hipoteca o las nuevas cuotas que se acuerden con la entidad financiera.

Así pues, varias de las cargas que agobian al deudor-consumidor, como son el embargo de su nómina y otros bienes, la pérdida de su vivienda derivada de ejecución hipotecaria, o el devengo, en muchas ocasiones exorbitado, de los intereses de contratos de préstamo con financieras (mini-prestamos, etc.) se aligeran ya con este procedimiento.

Todo ello para que al final, el deudor pueda obtener como mínimo el aplazamiento de sus créditos según las condiciones que se negocien en el proceso previo de mediación y posteriormente la exoneración de todas sus deudas –incluidas las que el deudor mantenga con Hacienda, Seguridad Social y Organismos públicos- sin tener que pagar un solo céntimo más o como mucho cumplir un plan de pagos al que deberá destinar pequeñas cantidades mensuales acordes con sus escasos ingresos, consiguiendo además la cancelación de todos los embargos que en otro caso arrastraría “hasta la tumba y más allá”.

En conclusión, con todas sus imperfecciones que sin duda tiene el sistema, podemos afirmar que es una solución definitiva y una magnífica inversión de futuro.

AGM Abogados ofrece el servicio de Segunda Oportunidad. Contacte con nosotros para recibir más información, podemos ayudarle.

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X