Mª Eugenia Blasco Rodellar
Directora Área Inmigración
AGM Abogados – Barcelona

Con el escenario tras el referéndum en el Reino Unido del pasado jueves 23 de junio, debe empezarse a planificar cómo manejar el impacto del Brexit sobre la fuerza de trabajo. El Brexit no va a significar cambios inmediatos en las leyes y prácticas laborales, pero hay algunas cuestiones que los equipos legales y de RRHH deben considerar ya para estar preparados.

Los ciudadanos españoles o nacionales de un estado miembro de la UE que se encuentran trabajando en Reino Unido, así como los ciudadanos del Reino Unido que se encuentran trabajando en España o en otros estados miembros por el momento no van a verse afectados. El proceso de Brexit será largo, pudiendo durar incluso años.

No obstante, atendiendo en exclusiva a los efectos de un Brexit sobre la libre circulación de trabajadores en el ámbito laboral y de la Seguridad Social, podemos definir 3 escenarios futuros posibles:

  1. Que el Reino Unido, finalizado el proceso de salida de la UE, se adhiera al Espacio Económico Europeo, del que forman parte Noruega, Islandia y En ese caso, se mantendría la libre circulación de trabajadores, y por tanto, los españoles que trabajaran en el Reino Unido no requerirían -como sucede a día de hoy- autorización de trabajo para trabajar en ese país, y, recíprocamente, se aplicaría lo mismo a los ciudadanos británicos. Respecto a la protección de Seguridad Social se seguirían aplicando los Reglamentos Comunitarios 883/04 y 987/09 para la coordinación de los Sistemas de Seguridad Social, lo que supone en la práctica el cómputo recíproco de los periodos cotizados, así como la garantía de acceso a las prestaciones de Seguridad Social, tal y como ocurre en estos momentos.
  2. Que el Reino Unido, tras abandonar la UE, adopte un modelo de relación con la UE similar al de Suiza; es decir, basado en acuerdos bilaterales incluyendo, entre ellos, la aceptación de las normas comunitarias en materia de mercado Los efectos en este caso serían, tanto en el ámbito laboral como en el de Seguridad Social, los mismos que en la primera hipótesis.
  3. Que el Reino Unido, tras dejar la UE, negocie un acuerdo de libre comercio (como UU. o Colombia) o de asociación (como Ucrania o Chile), pero sin incluir la libre circulación de trabajadores. De suceder esto cualquier desplazamiento de trabajadores al Reino Unido implicaría la tramitación de un visado y de un permiso específico de trabajo. Asimismo dejarían de ser aplicables los Reglamentos Comunitarios por lo que debería celebrarse un convenio bilateral entre España y el Reino Unido. En este caso debería buscarse la fórmula para que la cotización en el extranjero no se pierda.

En estos momentos cualquier información más detallada es meramente especulativa. No obstante tal y como vayan sucediéndose los acontecimientos os mantendremos informados.

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X