Fernando J. García Martín
Socio Área Mercantil
AGM Abogados – Barcelona

Marta Rosell Guilella  
Abogada Área Mercantil
AGM Abogados – Barcelona

¿Qué pasa cuando no encontramos un libro porque está descatalogado? ¿Prima el derecho del autor a retirarlo del comercio o el derecho a la difusión de la cultura y la información y, por lo tanto, a ponerlo en el mercado de forma digitalizada? El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha esclarecido esta cuestión.

  • SOBRE LA CUESTIÓN PREJUDICIAL

A estas circunstancias, el Conseil d’État francés preguntó si el art. 2 a) y el art. 3.1 de la Directiva deben interpretarse en el sentido de que se oponen a que una normativa nacional atribuya a una sociedad de recaudación y distribución de derechos de autor el ejercicio del derecho a autorizar la reproducción y la comunicación al público de libros descatalogados, al mismo tiempo que permite a los autores o a los derechohabientes a oponerse o poner fin a dicho ejercicio.

  • RESPUESTA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA

Mediante la sentencia de 16 de noviembre de 2016, el Tribunal de Justicia recuerda que, sin perjuicio de las excepciones y de las limitaciones expresamente previstas en la Directiva, los autores tienen el derecho exclusivo a autorizar o prohibir la reproducción y la comunicación al público de sus obras.

Ahora bien, el Tribunal se manifiesta en el tenor de que el consentimiento previo de un autor a la utilización de una de sus obras puede, en determinadas circunstancias, manifestarse de forma implícita. Para que se admita la existencia de tal consentimiento, el Tribunal de Justicia estima, en particular, que todo autor debe ser informado de forma efectiva de la futura utilización de su obra por parte de un tercero y de los medios puestos a su disposición para prohibirla si lo desea.

A tales hechos, la mera falta de oposición por parte del autor no debe considerarse consentimiento implícito a la utilización de sus obras en tanto que significaría que los autores de estos libros “olvidados”, que ni siquiera tienen conocimiento de su utilización, estén a favor de la “resurrección” de sus obras para que se haga un uso comercial de ellas en formato digital.

A este respecto, el Tribunal de Justicia declara que el derecho del autor a poner fin de cara al futuro a la explotación de su obra en formato digital debe poder ejercerse sin tener que someterse previamente a formalidades adicionales y sin que tenga que depender de la voluntad concordante de otras personas distintas de aquellas autorizadas a llevar a cabo la explotación digital y, por tanto, de la decisión del editor que sólo posee los derechos de explotación de dicha obra en formato impreso.

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X