Código de trabajo francés
Departamento French Desk
AGM Abogados – París

El 23 de septiembre se publicaba en el Boletín Oficial del Estado francés la nueva reforma laboral, de momento con valor únicamente reglamentario, pero en vías de ser aprobada como ley.

Entre las medidas más controvertidas, se encuentran el límite a las negociaciones por despido y la negociación sin mediación sindical.

En el caso del despido improcedente, se establecen mínimos y máximos a las indemnizaciones, limitándose en función de la antigüedad. Este mínimo es inferior para las empresas con menos de 11 trabajadores. De manera compensatoria, el resto de indemnizaciones por despido aumentan un 25%, aunque este aumento solo se aplica sobre los primeros diez años de antigüedad.

En el caso del despido por causas económicas por parte de multinacionales, se considerarán sus dificultades económicas a nivel nacional y no mundial.

El plazo para recurrir cualquier tipo de despido será a partir de ahora de un año, mientras que anteriormente se establecía un año en caso de despidos económicos y dos años para el resto. Además, el empleador podrá utilizar un formulario tipo en lugar de la clásica carta de despido.

En cuanto a las negociaciones colectivas, se establece la creación de un nuevo organismo de representación de personal, denominado comité social y económico (CSE), que reagrupará al comité de empresa, el comité de higiene y seguridad, y los delegados del personal. La reforma permite al empleador, en función del número de empleados y de la existencia de delegados sindicales o no, someter su propuesta a votación de los empleados o negociar con empleados mandatados o no por organismos sindicales representativos, o directamente con el CSE. En contrapartida para que dichos acuerdos colectivos sean válidos deberán ser ratificados dependiendo del caso, por mayoría cualificada de empleados, mayoría de empleados o por los miembros del CSE que representen a la mayoría de votos en las últimas elecciones profesionales.

Por otro lado, a la ya existente ruptura convencional individual se añade la ruptura convencional colectiva. La ruptura convencional es un acuerdo entre el trabajador y el empleado que permite negociar el fin del contrato laboral sin que sea considerado un despido o una dimisión. En la caso de ruptura convencional colectiva, las condiciones son negociadas en acuerdo colectivo. De esta manera se permite al empleado reducir o renovar su equipo de manera más flexible.

Otras modificaciones importantes son: (1) la consolidación del papel de las “ramas” en convenios colectivos, especialmente en cuanto a la renovación de los contratos de duración determinada y aplicación de contratos indefinidos en obras. El contrato de duración indefinida en obras se trata de un contrato en el que en el momento de la firma se desconoce la fecha de término, pero que se establece con vocación de terminar una vez la misión encomendada acabe. (2) Y las normas relativas al teletrabajo, que establecen facilidades para el uso de esta modalidad laboral.

En AGM ofrecemos asesoramiento laboral y podemos ayudarle tanto en España como en Francia. ¡Contacte con nosotros!

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X