Mireia Lajara Boyero
Abogada Área Civil
AGM Abogados – Sabadell

Son los retrasos y las cancelaciones de vuelos –así como la pérdida o extravío de equipaje– una circunstancia tan común y previsible en estas fechas estivales, que aún y siendo conocedores desde que planeamos nuestras vacaciones de que siempre existe el riesgo de que nuestro viaje se vea afectado por alguna de estas circunstancias, nos resulta inevitable que nos siga produciendo la mayor de las frustraciones habidas en ese momento. Tras observar el contenido de las conversaciones con nuestros clientes, hemos extraído la conclusión de que ello se debe, principalmente, a la falta de información sobre qué hacer ante estos supuestos y cómo hacer valer nuestros derechos como pasajeros. En nuestro artículo “7 cosas que debería saber si viaja en avión” le facilitamos una guía rápida para conocer cómo actuar antes estos supuestos. Pero, sabe Usted ¿qué novedades ha habido recientemente sobre estas circunstancias? A continuación se las explicamos detalladamente.

  • Retrasos: a pesar de que esta es la circunstancia que más se acostumbra a sufrir en el aeropuerto, el concepto “retraso” sigue resultando bastante ambiguo –a los efectos de solicitar la indemnización que corresponde a los pasajeros en virtud de lo dispuesto en art. 7 del Reglamento 261/2014 del Parlamento Europeo, para tratar de compensar las molestias ocasionadas por la pérdida de tiempo en el aeropuerto–, por ello, acertadamente, la jurisprudencia ha ampliado su definición en el sentido de entender por tal ya no sólo el retraso sufrido respecto a la “hora de salida prevista”, sino también a la “hora de llegada al destino final”, circunstancia muy relevante cuando se trata, por ejemplo, de vuelos combinados.
  • Cancelación por causas imputables a la compañía aérea: si la causa inmediata de la cancelación de su vuelo es, por ejemplo, una mala organización y previsión de la compañía, o que a consecuencia de retrasos provocados por terceros la tripulación del avión supere las horas de vuelo permitidas y ello implique la supresión del vuelo, ya es habitual que la jurisprudencia proteja los derechos del pasajero afectado y no beneficie al porteador, pues en la mayoría de supuestos estas cancelaciones obedecen a criterios de conveniencia de las compañías aéreas y no a causas justificadas.
  • Cancelación de vuelos por problemas técnicos: según dispuso el TJUE en septiembre de 2015, los transportistas aéreos están obligados a indemnizar a los pasajeros por cancelación de vuelo o por sufrir grandes retrasos, aun cuando esto se deba a problemas técnicos –como por ejemplo por la reparación o el cambio de piezas defectuosas de las aeronaves–, siempre y cuando ello no pueda calificarse como “circunstancia extraordinaria” lo cual les exoneraría de responsabilidad. Concretamente, la novedad se introdujo en el sentido de entender que los problemas técnicos detectados con ocasión del mantenimiento de las aeronaves o la causa de falta de mantenimiento no pueden constituir como tales “circunstancias extraordinarias”, ya que la prevención de este tipo de averías o la reparación que estas requieren, no escapan del control efectivo del transportista aéreo interesado, ya que a él corresponde garantizar el mantenimiento y el buen funcionamiento de sus aeronaves en todo momento.

¿Sabía que cuando nos encontramos ante paquetes turísticos que incluyen transporte aéreo y que han sido contratados a través de una agencia o de un mayorista, también se puede dar el caso de que exista responsabilidad solidaria por parte de estas agencias mayoristas y minoristas? Pues sí, y para exigir nuestros derechos frente a las mismas, debemos conocer que la ley obliga a las empresas organizadoras a adoptar una serie de soluciones para que los viajeros sufran las menores molestias posibles antes supuestos de retrasos y cancelación de vuelos. Y es que la responsabilidad contractual de la agencia de viajes –sea como mediadora, detallista o intermediaria– no se agota con la mera gestión, cobro y reserva del viaje, sino que está vinculada con el resultado final del viaje, por lo que deviene responsable de todo incumplimiento total o parcial programado.

Nuestro consejo es que si se encuentra ante uno de estos imprevistos de manera sorpresiva, en primer lugar tome conocimiento de la situación y valore alternativas –como ser reubicado un nuevo vuelo, adquirir un nuevo billete, …– para iniciar su viaje lo antes posible si es su intención, e intente comunicar su retraso al alojamiento y al servicio de traslado que vaya a precisar en su destino; u opte por gestionar ya el reembolso de su billete –si el retraso o la cancelación hacen que su viaje ya carezca de sentido temporal–; y en segundo lugar ¡disfrute de sus merecidas vacaciones! Durante este periodo de lo único que debe preocuparse es de conservar cuantos justificantes pueda hacer valer en un futuro para acreditar el perjuicio que le ha sido ocasionado a consecuencia de esta alteración. A su regreso, ya iniciará las acciones oportunas de reclamación.

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X