La Ley 58/2003, General Tributaria establece que las deudas por retenciones o ingresos a cuenta son inaplazables y sólo pueden conceder el aplazamiento de forma excepcional cuando concurran las circunstancias previstas en el art. 82.2.b) del citado texto legal.

La facultad de aplazar las deudas es absolutamente excepcional.

La práctica ha puesto de manifiesto que durante los últimos tiempos la mayoría de aplazamientos solicitados correspondientes a retenciones se está utilizando de forma fraudulenta. La conducta supone solicitar de forma recurrente y sistemáticamente el aplazamiento de las deudas tributarias.

La Hacienda tributaria no sólo tiene derecho a percibir correspondientemente las cuotas tributarias, sino también a percibirlas en tiempo y forma.

Existe la posibilidad de aplazar las deudas de forma excepcional cuando el pago de las mismas:

  • Pueda afectar substancialmente al mantenimiento de la capacidad productiva.
  • Pueda producir graves quebrantos para los intereses de la Hacienda Pública.

La AEAT acuerda mediante esta Instrucción 6/2013:

 I) Inadmisibilidad general de las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de retenciones e ingresos a cuenta.

 II) Concesión excepcional de aplazamientos o fraccionamientos de retenciones e ingresos a cuenta.

Sólo serán objeto de concesión de las solicitudes de aplazamientos o fraccionamiento de deudas por retenciones o ingresos a cuenta cuando, de la solicitud y de la documentación aportada con la misma, debidamente contrastada con la obrante en la base de datos de la AEAT, y del requerimiento efectuado al efecto, resulte acreditado que concurren las circunstancias legales excepcionales para su aplazamiento.

III) Tramitación separada de las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de retenciones e ingresos a cuenta.

IV) Aplazamientos y fraccionamientos en caso de concursos de acreedores.

Por otra parte, y en cuanto a la tramitación de solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento en caso de concurso de acreedores, la referida Instrucción se limita a adecuar la misma a los mandatos específicos de la normativa concursal, declarando en términos generales la inadmisibilidad de las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de las deudas concursales, como consecuencia directa de la propia vis atractiva del proceso concursal.

Respecto de los créditos contra la masa, y en consonancia de lo dispuesto en el art. 65 de la Ley General Tributaria, y el art. 84.2 de la Ley Concursal, se clarifica la obligación de pago de los mismos a su vencimiento, deviniendo las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento que sobre los mismos se presenten inadmisibles por imposibilidad legal.

Leonardo Cárdenas Armesto
Socio Área Fiscal y Tributario
AGM Abogados – Barcelona

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X