La Audiencia Provincial de Barcelona en fecha 19 de junio 2013 ha estimado íntegramente el recurso de apelación a favor de nuestro cliente, declarando la nulidad del contrato de Permuta financiera de tipos de interés (irs) y exigiendo la restitución de las prestaciones habidas entre las partes a resultas de dicho contrato de la entidad BANCO POPULAR.

Entiende la Sección decimonovena de la Audiencia Provincial de Barcelona que nuestro cliente no contó con la información básica y esencial ni en la fase precontractual ni al suscribir el contrato de Permuta Financiera. Después de confirmar las obligaciones de información que la legislación vigente impone a las entidades bancarias y la importancia de la misma, se destaca en la sentencia.

  • La fecha de la firma del contrato, 01/10/08, pues resulta notorio que a partir de aquella fecha el mercado financiero entró en una crisis de magnitudes enormes con un notable y permanente descenso del tipo de interés.
  • No consta ejemplos ni escenificaciones, no se escenificó numéricamente las hipotéticas liquidaciones negativas en un producto además de alto riesgo y complejo.
  • Difícilmente podían siquiera valorarse los riesgos del producto financiero, que entrañaba una verdadera ingeniería financiera.
  • El perfil del suscriptor, pequeña empresa dedicada a la comercialización de productos de la construcción (una SL), en modo alguno puede entrañar el conocimiento de un producto de riesgo y especulativo.
  • Tampoco el hecho de haber trabajado en la sucursal bancaria con la forma de distintos contratos bancarios tales como pólizas de préstamo, créditos y líneas de descuento o similares, puede comportar el conocimiento del producto que se declara nulo y que nada tiene que ver con los anteriores.
  • La información facilitada es vaga, imprecisa y no detallada.
  • No puede ser que el cliente se limite a dar su consentimiento, a ciegas, fiado en la buena fe del Banco, a unas condiciones cuyas efectivas consecuencias futuras no puede valorar con proporcionada racionalidad por falta de información mientras que el Banco si la posee.

Con todo ello se concluye que no consta probado que la entidad BANCO POPULAR facilitara toda la información necesaria para la válida formación del consentimiento contractual a la hora de contractar el producto financiero, el cual entrañaba, como hemos dicho, una verdadera ingeniería financiera.

Por todo lo dicho concurren las condiciones invalidantes del contrato por lo que la Audiencia lo declara nulo.

Araceli Beltrán García
Responsable Dpto. Civil
AGM Abogados – Barcelona

2015 AGM Abogados | Creado por Metro Design | B&MS Group

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Clicando cualquier enlace de esta página entendemos que consiente su uso. Quiero saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X