covid19-cumplimiento-vigencia-contratos.jpg

Covid19: Cumplimiento y vigencia de los contratos en tiempos de estado de alarma

Vanessa Herrero Sanz  e Ignacio González, abogados área Mercantil. AGM Abogados

 

La actual situación que nos encontramos atravesando, y la casi diaria aprobación de medidas encaminadas a paliar los efectos económicos y sociales ocasionados por la pandemia causada por el Covid-19, obliga a todas las empresas de los distintos sectores productivos a tomar decisiones y acciones específicas para su actividad, de evidentes consecuencias jurídicas.

 

 

En este sentido, resulta altamente recomendable prestar atención a las siguientes consideraciones:

 

  1. Revisión de las pólizas de seguros

 

La sociedad debe haber concertado esta revisión, de manera que pueda determinarse el alcance de las coberturas contratadas, los procedimientos y plazos para comunicar potenciales daños, identificar las circunstancias que agravan los riesgos contratados y los deberes que de ello resultan.

 

  1. Revisión de los contratos suscritos por la sociedad

 

Tanto con clientes como con proveedores, y, en particular, qué se ha definido, en su caso, como fuerza mayor, cómo se ha regulado la frustración del fin del contrato, de qué riesgos responde cada parte contratante o las potenciales indemnizaciones por incumplimiento, daños o retrasos pactadas entre las partes contratantes. Asimismo, y en el supuesto de que dichos contratos contengan causas de terminación anticipada que puedan ser de aplicación, sugeriríamos hacer un análisis de la mismas para valorar si pueden ser invocadas, en qué casos, si quedan comprendidas otras diferentes de las expresamente pactadas y la forma de proceder en cada caso concreto.

 

Así las cosas, parece tener cabida que, a causa del COVID19, pueda incluirse este hecho como un evento imprevisto e imprevisible, inevitable y directamente afectante a la capacidad de la ejecución de las prestaciones, de tal forma que pueda parecer una causa justificada ante el posible incumplimiento contractual. Sin embargo, ¿esto es siempre así?, ¿cuál es el límite de la fuerza mayor o de los casos fortuitos?

 

De esta forma, las empresas tendrán que tener en cuenta que la concurrencia de la fuerza mayor va a depender de cada supuesto y circunstancias concurrentes, por lo que no va a operar en todos los supuestos y bajo todas las condiciones.

 

En primer lugar, habrá que estar sobre todo a lo que las partes hayan previsto en sus contratos o pactos. Esto supone que deberá analizarse pormenorizadamente los contratos que se tengan suscritos con clientes y proveedores, determinando cómo se ha definido, en su caso, la fuerza mayor como causa que pueda dar lugar a la frustración del contrato, así como de qué riesgos responde cada parte contratante o de las potenciales y futuras indemnizaciones a las que pueden hacer frente las partes por incumplimiento, daños o retrasos pactadas. El análisis exhaustivo del contrato resulta del todo necesario toda vez que no todos los contratos prevén las consecuencias de un incumplimiento por fuerza mayor basada en eventos imprevisibles fuera del control de las partes, lo cual puede llegar a generar una indefensión frente a los contratistas. Además, puede suceder que el contrato en cuestión determine la obligación de ciertas actuaciones ante estos sucesos, tales como, por ejemplo, la emisión de una declaración de fuerza mayor a los clientes o proveedores.

 

Del mismo modo, si en los contratos se han previsto causas de terminación anticipada que puedan aplicarse a estos casos, se deberán analizar, asimismo, dichas causas, para corroborar su posible aplicación al hecho acaecido.

 

Con todo ello, se pone de manifiesto que todas las empresas están sometidos a la responsabilidad de sus actos y que la operativa de la fuerza mayor va a ser eficaz cuando se hayan agotado todos los medios – reales y alternativos – para la consecución de la realización de las obligaciones contractuales.

 

En segundo lugar, habrá que ponderar todas aquellas circunstancias exógenas como la temporalidad, las circunstancias geográficas y personales concurrentes, así como también tener presente lo que dispone la ley aplicable a cada contrato, toda vez que, como es bien sabido, la diversidad de fueros y legislaciones existentes puede conllevar la aplicación o no de fuerza mayor según lo que entienda el derecho aplicable al caso. Ello tiene relevancia puesto que se debe evaluar si el contrato y la ley aplicable únicamente excusan el incumplimiento temporal de la obligación o si, además, también otorgan el derecho de modificar los términos del contrato o incluso su rescisión.

 

Con todo ello, resulta de notoria relevancia que deberemos analizar cada caso en concreto para determinar el alcance que pueda tener el COVID19 en el cumplimiento de los contratos suscritos entre las partes, en aras de evitar futuras responsabilidades, partiendo de la base de que el mismo evento de fuerza mayor, como es la a la que se hace frente, bajo la misma ley, puede dar lugar a efectos muy diferentes en diferentes contratos y para distintos sectores de actividad.

 

Así, por ejemplo, para empresas con actividades cuya prestación ha quedado paralizada por el estado de alarma resultará notoria la imposibilidad de cumplimiento temporal de las prestaciones a su cargo.

 

Ahora bien, otros sectores, como la construcción, no podrán acogerse al paraguas de fuerza mayor que otorga la pandemia, sino que habrá que atenderse a las circunstancias concretas de cada caso para excusar un cumplimiento defectuoso o incumplimiento de sus obligaciones.

 

No nos cabe duda de que ante un incremento de la litigiosidad que sobrevenga a este período transitorio, es necesario prever las consecuencias de nuestros actos en todos los ámbitos de la empresa y analizar de qué forma quedamos protegidos legalmente (acuerdos de resolución contractual, transacciones, etc) ante eventuales reclamaciones de terceros o incluso de nuestros propios clientes y proveedores y es que, en definitiva, cada situación requiriere de un estudio y de un asesoramiento individualizado.

 

Si tienes alguna duda, quieres ampliar la información o necesitas un análisis sobre tu situación contractual, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

Entérate de todos los cambios legislativos derivados de la declaración del estado de alarma por el COVID-19, que afectan a empresas y personas, haciendo clic aquí.



X