Desescalada y libertad de circulación por el Covid-19 en Francia

Desescalada y libertad de circulación por el Covid-19 en Francia

Margaux Julien, abogada French Desk.  AGM Abogados – Avocats

 

El 17 de marzo de 2020, se cerraron las fronteras exteriores del espacio Schengen por un período inicial de 30 días, que se ha ampliado hasta la fecha y que, se espera, finalice el 1 de julio de 2020. En cuanto a países fuera de la unión europea que quieran viajar a esta, sólo se mantienen los viajes esenciales.

 

Los residentes franceses que viajaban al extranjero tenían 30 días para volver a Francia. De hecho, la Comisión Europea consideró, como muchos países de todo el mundo, que el cierre de las fronteras sería la mejor alternativa para reducir los riesgos de propagación del virus Covid-19.

 

Francia, así como los demás países Schengen, hizo la declaración del estado de alarma de crisis sanitaria e tuvo hasta junio restricciones en materia de circulación de las personas.

 

Respecto a los no ciudadanos franceses, se realizaron controles, principalmente en las fronteras terrestres, para verificar si las personas que entraban en el territorio nacional estaban expresamente autorizadas a hacerlo. En ese caso, la circulación estaba sujeta a las medidas restrictivas tanto del país de emisión como del país de destino.

 

A este respecto, se consideró que los siguientes desplazamientos eran regulares para justificar los viajes en territorio francés:

 

  • viajes por razones imperiosas de naturaleza personal o familiar;
  • viajes por razones de salud relacionadas con una emergencia;
  • viajes por razones profesionales que no se pueden posponer.

 

Además, existían numerosas restricciones a la libertad de circulación de las personas y controles derivados de dicha prohibición; era necesario presentar un certificado para justificar todos los movimientos cotidianos que seguían estando autorizados.

 

El 2 de junio, la prohibición de viajar en un radio de más de 100 km en el territorio nacional fue la primera manifestación de una relajación de las restricciones impuestas durante el estado de alarma sanitaria.

 

El 16 de junio de 2020, el último eslabón de la cadena de medidas de restricción de viajes aplicables sólo en la región de Île-de-France, llegó a su fin. Al no exigir el certificado de transporte obligatorio en las horas de punta, los viajeros ya no deben demostrar razones profesionales o personales convincentes para viajar en esta zona geográfica.

 

De acuerdo con los últimos anuncios del Primer Ministro francés, Edouard Philippe, Francia restableció el principio de la libre circulación con todos los países de la Unión Europea el 15 de junio de 2020. Esto significa que los nacionales europeos, o los que tengan un permiso de residencia, ya no necesitarán justificar su movimiento y podrán circular libremente, si su país ya ha procedido a la apertura de sus fronteras propias.

 

En efecto, en esta materia, el principio de reciprocidad sigue esencial.

 

En consecuencia, se mantendrá este principio en el seno de la Unión Europea; así, los países que denieguen la entrada a los nacionales franceses o impongan medidas de cuarentena tendrán las mismas restricciones aplicadas a sus propios nacionales si desean viajar a Francia.

 

En cuanto a las fronteras exteriores, será necesario esperar hasta el 1 de julio para una reapertura potencial.

 

Lee más artículos sobre la afectación del Covid-19 en Francia haciendo clic aquí, o contacta con nosotros 



X