El mercado inmobiliario español se mueve en 2016

El mercado inmobiliario español se mueve en 2016

Acaban de salir publicadas las últimas estadísticas del mercado inmobiliario español. Entre ellas, destaca por su rigurosidad, la confeccionada por el Colegio de Registradores de España, y recogida en el informe “Estadística Registral Inmobiliaria correspondiente al 4º trimestre de 2015”, y todo hace ver, que la evolución de dicho mercado está siendo positiva, si bien de forma desigual en toda España.

 

Cada vez se están formalizando un mayor número de transacciones inmobiliarias, si bien los precios continúan lejos de los máximos que se alcanzaron antes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria en el año 2007.

 

La evolución de los precios de la vivienda está yendo al alza, una vez se tocó fondo en el último trimestre de 2012. El cambio de tendencia que se atisbó en 2014 se ha materializado en 2015 y sigue su senda alcista en este primer trimestre de 2016. No obstante, hay que tener presente que actualmente los precios de la vivienda están en importes de principios del 2003.

 

Tiene importancia en estos nuevos repuntes de las ventas, la situación económica de España, y de su económica en particular, así como la inversión internacional en el mercado inmobiliario.

 

En 2015 estas inversiones supusieron más de un 13% del total de las operaciones, habiéndose adquirido más de 46.000 viviendas.

 

Entre las nacionalidades de estos adquirentes destacan los británicos, con un 23,95% seguidos de los franceses (8,17%) y los alemanes (7,79%). Por otro lado, se ha notado un incremento de adquisiciones por parte de los chinos (3,88%) y un descenso de los rusos que se han quedado en el 3%. El cuadro es el siguiente:

 

 

Las compraventas de vivienda usada han marcado un nuevo máximo histórico representando el 81,17%, si bien empiezan a mostrar cierto agotamiento, comenzando a apreciarse un cierto grado de recuperación en iniciación de vivienda nueva, que se materializará en este 2016.

 

Por otro lado, el endeudamiento hipotecario sigue manteniendo su tendencia alcista como consecuencia del incremento del precio de la vivienda y la reactivación del mercado hipotecario.

 

Asimismo y también ayuda, los tipos de intereses han seguido con nuevos descensos, situándose en el 2,49% en el cuarto trimestre de 2015, consolidando una evolución muy favorable, fortaleciendo el dinamismo del mercado hipotecario y las condiciones de accesibilidad.

 

Todo esto ha llevado a acumular alrededor de año y medio con crecimiento de precios, desde la aparición de las primeras tasas positivas en 2014. Este periodo constata el cambio de tendencia, dejando atrás los descensos de dos dígitos de 2012 y 2013. Con respecto a los máximo de 2007, el ajuste acumulado en el precio de la vivienda se sitúa en el 4º trimestre de 2015, todavía está en el -28,42 %.

 

En cuanto a las grandes capitales como Madrid y Barcelona, la evolución es muy positiva en relación al 2015 con respecto al 2014, si bien hay que diferenciar entre los diferentes barrios de las ciudades.

 

De esta forma, y según el informe elaborado por “El idealista”, el precio operado en la ciudad de Barcelona, se ha incrementado un 6,58% desde el 1º trimestre de 2015 al 1º trimestre de 2016.

 

Aun así vemos que todavía los precios están por debajo en más de un 26% con respecto a los precios que tenían las viviendas en 2007.

 

En cuanto a Madrid, la evolución ha sido más moderada, si bien es comprensible por cuanto esta ciudad dispone de mucho suelo edificable, teniendo presente sus dimensiones.

 

TABLA MAD

 

Con respecto a la tercera capital del país, Valencia, vemos que la evolución de los precios ha sido leve, si bien las diferencias entre barrios son muy importantes, predominando las zonas de primera categoría como el barrio del Eixample con respecto a las demás y donde el efecto de la crisis ha sido mucho más duro.

 

TABLA VAL

 

Con respecto al mercado de arrendamiento en España, hay que resaltar que como consecuencia de la crisis económica, hay una franja muy importante de la población española, que no puede acudir al crédito hipotecario para la adquisición de luna vivienda, aún en el caso de que esta está en precios que ronda a casi un 30% menos que en 2007. Toda esta gente se ha redirigido al mercado de alquiler en las grandes ciudades, lo que ha generado una gran demanda, y por ende a que las rentabilidades que se pueden obtener por el alquiler de viviendas estén en cifras entre el 3 y el 6%, en algunos supuestos, lo que lo hace muy atractivo no tan solo al inversionista nacional sino sobre todo al internacional.

 

La confluencia de determinados elementos, como es la baja o nula rentabilidad de los depósitos bancarios, el Euribor en tasas negativas, la inestabilidad del mercado bursátil, la liquidez del sistema, y la mejora en la económica del país, hace que muchos inversionistas haya dirigido su mirada al mercado inmobiliario español, con oportunidades de negocio importante, no solo por adquirir unos activos cuya evolución en el precio se está viendo día a día, sino que por medio de su explotación en arrendamiento pueden generar unas rentabilidades que las hacen imbatibles con los productos financieros, convirtiéndose en un refugio para determinados perfiles de inversionistas, que huyen de riesgos elevados.

 

La conclusión es que es previsible que los precios de las viviendas, -en ciudades principales y determinadas localidades turísticas-, sigan su senda alcista, que unido a la demanda de vivienda por parte de un sector cada vez mayor de la población, hace que sea un producto de inversión atractivo y que merece ser tenido en cuenta.



X