Nuevos derechos digitales

Los nuevos derechos laborales digitales

Luis San José Gras, Socio Área Jurídico Laboral. AGM Abogados

 

 

Nuevas figuras jurídicas para los equipos de RRHH

 

El pasado 7 de diciembre se publicó en el BOE la nueva Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, con entrada en vigor al día siguiente, viniendo a regular, dentro del ámbito laboral, una serie de medidas que hasta la fecha, algunas de ellas, se regulaban a golpe de sentencia.

 

Pues bien, 5 artículos de esta nueva Ley y una disposición final, en este caso la 13ª, vienen a completar el nuevo marco jurídico de nuestras relaciones laborales digitales o como lo denomina la misma Ley, de garantía de los derechos digitales.

 

Así, los arts. 87 a 91 regulan los derechos digitales en el ámbito laboral, artículos que los juristas que seguimos la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) vemos en ellos un gran parecido a las sentencias dictadas por ese Tribunal.

 

Si analizamos el primero de ellos, el art. 87 que lleva como título: “Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral”, tiene como punto de partida el art. 18 apartados 1 y 3 de nuestra Constitución Española (CE), detallándose la obligación de los empresarios de establecer unos criterios de utilización de los dispositivos digitales, pero siempre respetando la intimidad del trabajador, y con participación de los representantes de los trabajadores, pero entendemos que minuciosamente detallados -los criterios- en los contratos de trabajo o sus anexos. Por eso, es muy importante y recomendable tener en cada empresa un manual, código o protocolo de utilización de los dispositivos digitales de la empresa puestos a disposición de sus empleados, expresado por parte de los trabajadores la recepción de los mismos. Así, estableciendo dichos criterios, la persona del trabajador conocerá debidamente los límites o no sobre la utilización de los medios digitales que le han sido facilitados por la compañía, distinguiendo en todo momento cuando existe uso empresarial y uso privado.

 

Siguiendo con el articulado de esta nueva Ley, el art. 88 diríamos que es el artículo estrella, pues es el artículo que da un nuevo derecho al trabajador dentro del ámbito laboral, este se ha inspirado en la normativa francesa pionera del derecho a la desconexión tecnológica, y que regula el derecho a la desconexión digital en las relaciones laborales, y todo ello para evitar la fatiga informática y preservar el tiempo de ocio y descanso de los trabajadores.

 

Así, este artículo reconoce el derecho al trabajador a la desconexión digital fuera del tiempo de trabajo de descanso, de permisos y vacaciones, separando realmente nuestro tiempo laboral con el tiempo vinculado a nuestra vida personal, privada y familiar, pero siempre según la naturaleza y objeto de la relación laboral que se mantiene, sujetándose a lo establecido en el convenio colectivo o, en su defecto, a lo acordado entre los representantes de los trabajadores y el empresario. Se reitera en este artículo que debemos de elaborar una política interna, es decir, un código de conducta, unos criterios o un protocolo dirigido a los trabajadores, incluyendo también a los directivos, y definiendo junto con la utilización de los dispositivos digitales entregados por la empresa, las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión digital, incluyendo las normas para sensibilizar al personal sobre el uso razonable, prudente y moderado de los medios tecnológicos para evitar la denominada fatiga informática.

 

En cuanto a la vulneración de la intimidad frente al uso de dispositivos de  videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo, se detalla en el art. 89 de esta Ley, y en resumen podemos decir:

 

Que se mantiene vigente el poder de dirección regulado en el art. 20.3 del Estatuto de los Trabajadores (ET), poder que posibilita al empresario el control de las imágenes obtenidas siempre y cuando estas dedujeran algún incumplimiento laboral del trabajador, pero eso sí, siguiendo siempre que la instalación sea por razones de seguridad; sea idónea; necesaria y proporcional, tal y como viene determinado en la Sentencia de nuestro Tribunal Constitucional nº 39/2016, así como las Sentencias del Tribunal Supremo Sala de lo Social de 31/1/2017 y 2/2/2017, las cuales en grandes rasgos vienen a detallar que se deberá de informar de esta medida de control al trabajador o a sus representantes de forma clara, expresa y concisa, quedando cumplido ese deber informativo mediante la colocación en un lugar suficientemente visible e identificado -para todos los trabajadores- de un dispositivo informativo que identifique, al menos, la existencia del tratamiento, la identidad del responsable y la posibilidad de ejercitar los derechos previstos en el Reglamento de la UE 2016/79, es decir de acceso, rectificación, supresión y limitación. Además, este artículo prohíbe la instalación de cámaras de videovigilancia en lugares destinados al descanso o esparcimiento de los trabajadores, tales como vestuarios, aseos, comedores y análogos, siendo ilícita la captación de imágenes de incumplimientos laborales de los trabajadores realizado mediante cámaras ocultas instaladas al efecto, tal y como señaló la Sentencia del TEDH de 9/1/2018 -Caso López Ribalta y otros contra España-.

 

En cuanto al art. 90 dedicado al derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización -GPS- en el ámbito laboral, este viene a señalarnos que antes de utilizar los sistemas de GPS, los empleadores deberán informar a los trabajadores y, en su caso, a los representantes de estos, acerca de la existencia y características de estos dispositivos, así como del posible ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, limitación del tratamiento y supresión. Una vez informado, la empresa podrá tratar datos obtenidos a través del GPS para el ejercicio de las funciones de control relativas al cumplimiento de las obligaciones laborales de los trabajadores.

 

Finalmente, el art. 91 de la Ley prevé que los convenios colectivos podrán establecer garantías adicionales de los derechos y libertades relacionados con el tratamiento de los datos personales de los trabajadores y la salvaguarda de derechos digitales en el ámbito laboral.

 

En conclusión, con este bloque de 5 artículos dedicados al ámbito laboral, se reconoce que los trabajadores tendrán derecho a la protección de su intimidad en el uso de los dispositivos digitales puestos a su disposición por sus empresas, obligando a estas a establecer criterios de utilización de dichos dispositivos digitales, especificando los usos autorizados y, en su caso, el tiempo o periodo en que dichos dispositivos entregados a los trabajadores podrán ser utilizados para fines privados.  También hay que tener presente la llamada desconexión digital, que tiene la finalidad de garantizar, fuera de la jornada laboral, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como su intimidad personal y familiar. Pues bien, el empresario deberá de establecer, previa audiencia con los representantes de los trabajadores, una política interna que incluirá a los directivos sobre la desconexión tecnológica. Y en cuanto a la videovigilancia, grabación de sonidos y GPS, todo ello es permitido el control por parte del empresario -art.20 ET- pero solo para el ejercicio de funciones de control con los límites inherentes al mismo, y con la proporcionalidad debida, con las exclusiones en la grabación de los lugares destinados al descanso o esparcimiento de los trabajadores, pero todo ello previa información, expresa, clara y concisa a los trabajadores, con dispositivos informativos en lugares suficientemente visibles e identificados. Y en cuanto a los GPS, la ley les permite el tratamiento de los datos pero solo si han sido previamente informados expresa, clara e inequívocamente los trabajadores o representantes de los trabajadores y con las limitaciones previstas en su marco legal. Y como punto final los derechos digitales que podemos incorporar en la negociación colectiva como garantías adicionales.

 

Pues bien, una vez detallados los artículos referentes a los derechos de los trabajadores en el ámbito digital, no podemos olvidarnos de la Disposición Final decimotercera de la misma Ley, la cual añade un artículo 20 bis al texto del Estatuto de los Trabajadores, señalando que, los trabajadores tienen derecho a la intimidad en el uso de los dispositivos digitales puestos a su disposición por el empleador, a la desconexión digital y a la intimidad frente al uso de dispositivos de videovigilancia y geolocalización en los términos establecidos en la legislación vigente en materia de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales.

 

Así, esta nueva Ley Orgánica supone que los departamentos de RRHH deban de estar atentos y actualizar todos los protocolos establecidos, o pendientes de realizar.



X