Los viajes combinados y el estado de alarma

Los viajes combinados y el estado de alarma

Xavier de Bernat Jiménez, abogado área Civil. AGM Abogados.

 

Con motivo de la aprobación Real Decreto-Ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al Covid-19, los viajes combinados que no hayan podido realizarse con motivo del Covid-19 podrán ser sustituidos por bonos disfrutables dentro del año siguiente a la finalización de dicho estado de alarma.

 

Esta medida puede aliviar, en parte, las tensiones de tesorería a las que se pueden enfrentar las empresas organizadoras o minoristas de viajes ante la avalancha de solicitudes de devolución cursadas por sus clientes.

 

Ahora bien, debe tenerse en cuenta que no todo viaje podrá ser compensado con un bono futuro, puesto que el RDL 11/2020, de 31 de marzo, contempla esta medida únicamente para los viajes combinados esto es, cuando se contratan diferentes tipos de “servicios de viaje” para el mismo viaje o vacación en un único punto de venta -físico o virtual- y dichos servicios se han seleccionado antes de que el viajero acepte pagar, es decir, en el mismo proceso de reserva, o cuando tales servicios se ofrecen, venden o facturan a un precio a tanto alzado o global, así como cuando son anunciados o vendidos como «viaje combinado» o bajo una denominación similar que denote una conexión estrecha entre los servicios de viaje considerados. Dicha denominación podría ser, por ejemplo, «oferta combinada», «todo incluido» o «paquete turístico o vacacional».

 

Como servicios de viaje debe entenderse “el transporte de pasajeros, el alojamiento, cuando no sea parte integrante del transporte de pasajeros y no tenga un fin residencial, el alquiler de turismos o de otros vehículos a motor, así como cualquier otro servicio turístico que no forme parte integrante de un servicio de viaje de los anteriormente mencionados.”[1]

 

Asimismo, la introducción de ese bono como medida paliativa no puede, ni debe, entenderse como una posibilidad que el vendedor del viaje combinado pueda imponer al consumidor, puesto que, en caso de no ser del agrado del consumidor el ofrecimiento de este bono, el consumidor mantiene incólume el derecho de solicitar la resolución del contrato y cancelación del viaje, con la correspondiente devolución de los importes abonados, conforme a lo dispuesto en el apartado 2 del art. 160 del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

 

Eso sí, dicha devolución se verá afectada por las devoluciones previas realizadas por los diferentes proveedores de servicios incluidos en el contrato de viaje combinado, es decir, si el organizador o el minorista reciben de sus proveedores devoluciones parciales, la percepción que recibirá el consumidor se limitará al reembolso parcial recibido por el organizador o el minorista.

 

Con todo ello, la medida del bono como sustitutivo de la devolución de cantidades debe emplearse de forma racional, atendiendo a las características objetivas del viaje contratado, y subjetivas del cliente, evitando su uso indiscriminado, y adoptando, ahora más que nunca, una postura proclive a la negociación y al acuerdo, ya que, de lo contrario, la forma en la que se actúe en este momento dará lugar a la pérdida de confianza depositada en el prestador del servicio de difícil reparación.

 

Si tienes alguna pregunta o quieres ampliar información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

 

Entérate de todos los cambios legislativos derivados de la declaración del estado de alarma por el COVID-19, haciendo clic aquí.

 

 

 

[1] Por otra parte, debe tenerse en cuenta que, según el art. 150.2 del RD Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias la regulación de viajes combinados tampoco será de aplicación a:
      1. Los viajes combinados y los servicios de viaje vinculados de duración inferior a 24 horas, a menos que se incluya el alojamiento.
      2. Los viajes combinados que se ofrezcan y los servicios de viaje vinculados que se faciliten, de manera ocasional y sin ánimo de lucro, únicamente a un grupo limitado de viajeros.
      3. Los viajes combinados y los servicios de viaje vinculados contratados sobre la base de un convenio general para la organización de viajes de negocios entre un empresario y otra persona física o jurídica que actúe con fines relacionados con su actividad comercial, negocio, oficio o profesión.

 

 



X