COVID-19: Medidas extraordinarias en materia tributaria

Meritxell de Vilalta Bufurull, abogada Área Jurídico Fiscal. AGM Abogados.

 

Entre las principales medidas adoptadas por el Gobierno en materia fiscal, se encuentra la suspensión o interrupción de los plazos en determinados supuestos, pero desafortunadamente, no se aplica a todos los supuestos, según veremos.

 

Con respecto a las autoliquidaciones y declaraciones, se excluyen de los supuestos de suspensión e interrupción, manteniéndose los plazos ordinarios y por lo tanto debiendo hacer frente a la deuda tributaria en los plazos habituales.

 

En el caso de plazos de pago de la deuda tributaria, por liquidaciones practicadas por la Administración y de providencias de apremio y vencimientos de los plazos y fracciones de acuerdos de aplazamiento concedidos, se amplía el plazo para el pago hasta el 30 de abril siempre que hayan sido comunicadas antes del 18 de marzo de 2020 y no hayan sido concluidas en la mencionada fecha. Si se hubieren comunicado a partir del 18 de marzo 2020, se amplía el plazo para efectuar el pago hasta el 20 de mayo de 2020.

 

En relación con los plazos relativos a los procedimientos tributarios, esto es, para atender requerimientos y diligencias de embargo, formular alegaciones en procedimientos de aplicación de los tributos, sancionadores, o de declaración de nulidad, procedimientos de devolución de ingresos indebidos o de rectificación de errores, los plazos se amplían hasta el 30 de abril de 2020 si no ha concluido antes del 18 de marzo de 2020 y si extenderán hasta el 20 de mayo de 2020 salvo que el plazo inicial sea mayor.

 

Es importante tener en cuenta que, en el caso de que el obligado tributario realice el trámite sin hacer reserva expresa a la ampliación de plazos, se tendrá por realizado.

 

Otro punto a destacar es que, lo anterior no resulta de aplicación a los recursos de reposición ni a las reclamaciones económico-administrativas, manteniendo ambos procedimientos los plazos ordinarios. Para estos procedimientos, no se iniciará el plazo para recurrir hasta pasado el día 30 de abril de 2020. No obstante, no se prevé ninguna medida para los plazos ya iniciados antes del 18 de marzo de 2020, por lo que entendemos que siguen rigiendo los plazos ordinarios.

 

Por otro lado, se produce la suspensión de los plazos a efectos del cómputo de duración máxima de los procedimientos de aplicación de los tributos, sancionadores y de revisión tramitados por la AEAT, así también de los plazos de prescripción y caducidad, para los que no computará el periodo entre el 18 de marzo de 2020 y el 30 de abril de 2020.

 

Por último, se hace mención expresa a la cuota gradual del AJD, estableciéndose la exención de

la cuota gradual para escrituras que formalicen novaciones de préstamos y créditos hipotecarios, al amparo del Real Decreto.

 

En AGM te podemos ayudar a en la aplicación de las medidas expuestas, así como a analizar la posible aplicación de las mismas al caso concreto. ¡Contáctanos!

 

Entérate de todos los cambios legislativos derivados de la declaración del estado de alarma por el COVID-19, que afectan a empresas y personas, haciendo clic aquí.



X